viernes, 13 de noviembre de 2015

Decorando con basura

Buenos días fresas:
Muchas madres blogueras como yo, trabajamos la mayor parte del tiempo en casa. Eso hace que tengamos una necesidad constante de cambiar, aunque sea pequeñas cosas en nuestra decoración, porque llega un momento que de ver tu casa igual cada día, ya no te parece atractiva. Si trabajáis en una oficina, os recomiendo lo mismo, hacer pequeños cambios a vuestro alrededor, o en vuestra mesa para no caer en la monotonía visual.
En la restauración he encontrado un hobby que me hace desconectar del todo y con ella consigo estos pequeños cambios. Llego a casa como nueva, y además no engorda como mi otra afición: Las tartas de fondant ;)
 Mi interés por las manualidades, y sobre todo por recoger todo lo que veía por el suelo cuando caminaba por la calle, la tengo desde bien pequeñita. Para mí, cualquier cosita era un tesoro. Mi última adquisición diogenera es esta silla, que me encontré en la basura muy cerca del Conservatorio del pueblo donde vivo. 
Después de muchas horas limpiando, desmontando y volviendo a montar, y sobre todo colocando el nuevo tapiz, admiro mucho más la honorable profesión de tapizar. Si quieres hacerlo perfecto, es más difícil de lo que parece. Estuve horas sólo para dejar los pliegues de una esquina igual o casi igual que la otra, pero por fin la he terminado.

¿Os gusta?

Así me la encontré:






Y así se ha quedado:





¡Buen fin de semana fresas!
Angélica Alvarez (@MamadeFresa)





No hay comentarios:

Publicar un comentario